CONCURSO NACIONAL DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICA / 2022

UNIÓN DE HISTORIADORES DE CUBA

CONVOCATORIA

CONCURSO NACIONAL DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICA / 2022

La Unión de Historiadores de Cuba convoca al Concurso Nacional de Investigación Histórica 2022, con el propósito de estimular el desarrollo de las ciencias históricas.

Podrán participar todos los ciudadanos cubanos que residan permanentemente en el país, sobre las siguientes bases:

  • Se concursará en la temática “Esclavitud, racismo y antirracismo en Cuba”, de manera que se podrán presentar resultados de investigaciones sobre sucesos, procesos, períodos y personalidades relativos al tema, y con alcance nacional, regional o local.     
  • Los trabajos deben ser inéditos.  Al respecto se consideran inéditas aun aquellas que hayan sido impresas en no más de la mitad, de lo cual debe darse fe en documento anexo.
  • Las obras en concurso tendrán como máximo de tres autores.
  • Ningún autor podrá enviar más de una obra, ni participar con una en proceso de edición o que haya obtenido algún premio nacional o internacional o esté pendiente de fallo.
  • Los trabajos se entregarán escritos en letra arial 12 a espacio y medio, con márgenes superior, inferior y laterales de 2,5 y tendrán una extensión mínima de 100 cuartillas. Las notas y referencias bibliográficas se pondrán a pie de página y con todos los datos de edición.  
  • La obra se entregará en formato digital o impresa a la sede nacional de la Unión de Historiadores de Cuba, sita en Muralla 71-A entre Oficios e Inquisidor, Habana Vieja, CP: 10100, o en la sede de las Filiales Provinciales, bajo un seudónimo. Si la entrega se realiza en formato digital, se enviará un archivo aparte con los datos del autor o autores (nombre y apellidos del concursante, así como su dirección particular, teléfono y correo electrónico) en tanto los envíos impresos se acompañarán de sobre aparte con los mismos datos personales del autor o autores.
  • El plazo de recepción de los trabajos vencerá el 31 de agosto de 2022.  
  • El Jurado estará constituido por especialistas designados por el Secretariado de la Unión de Historiadores de Cuba y su fallo será inapelable.
  • Se otorgará un Premio Único consistente en diploma, 10,000.00 CUP y la publicación de la obra por Ediciones UNHIC, siempre que se acepten los requisitos editoriales. Podrán otorgarse hasta 3 menciones, que recibirán Diploma y 3,000.00 CUP, y las obras se pondrán a disposición de su valoración editorial.
  • El Jurado no emitirá ni entregará a los concursantes avales y dictámenes sobre los trabajos presentados en el concurso.
  • Todos los participantes recibirán certificados acreditativos.
  • La premiación del concurso se realizará como parte de las actividades del 41 aniversario de la fundación de la UNHIC en diciembre de 2022.
  • Para mayor información se pueden comunicar con las Filiales de la UNHIC y al teléfono 78012596 y los correos electrónicos: unhic-cuba@cubarte.cult.cu , iescalona@uo.edu.cu

DECLARACIÓN DE LA UNIÓN DE HISTORIADORES DE CUBA

¡Antes que cejar en el empeño de hacer libre y próspera a la patria,
se unirá el mar del Sur al mar del Norte,
y nacerá una serpiente de un huevo de águila!
José Martí
(“Lectura en Steck Hall”,
Nueva York, 24 de enero de 1880).

La Unión de Historiadores de Cuba condena firmemente las acciones anunciadas por los enemigos internos y externos de la Revolución, para el 15 de noviembre con el propósito de subvertir el orden y la tranquilidad ciudadana. El plan —sin dudas estructurado por la CIA y sus acólitos, “generosos” sustentadores de estos “líderes que dicen luchar de forma “pacífica”— estriba en orquestar una movilización contrarrevolucionaria, precisamente en los días en que Cuba reabre las escuelas y universidades y se reinician las actividades escolares de nuestros niños y jóvenes, se reanudan a plenitud los vuelos internacionales y se comienza a reanimar el turismo internacional y se avanza en medidas económicas para enfrentar la difícil situación económica que el país enfrenta debido al impacto de la pandemia y el recrudecimiento de las medidas del bloqueo impuestas por Estados Unidos.

Las acciones que pretenden llevar a cabo forman parte de otro nuevo capítulo de la guerra no convencional desplegada por el Gobierno estadounidense, como muy bien se mostró recientemente en Razones de Cuba. A aquellos que pretenden, amparados en una mal intencionada interpretación de nuestro texto constitucional, llevar a cabo provocaciones con el fin de crear un ambiente de desestabilización social, les recordamos lo que al respecto expresó el primer secretario del Comité Central del Partido y presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en su intervención de clausura del séptimo periodo ordinario de sesiones de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular: Los derechos no son ilimitados, sus límites están previstos también en la Constitución: son los derechos de los demás, la seguridad colectiva, el bienestar general, el respeto al orden público, a la Constitución y las leyes.

La Unión de Historiadores de Cuba apoya, de manera incondicional, las palabras del presidente de nuestra nación, manteniéndonos alertas para que la vida del pueblo continúe por cauces pacíficos, y con la seguridad de que, como en otros momentos de nuestra historia, la Revolución saldrá fortalecida. El pueblo cubano no desea regresar a un pasado de sometimiento y dependencia. No quiere volver a ser una neocolonia yanqui.

Como muy acertadamente expresara nuestro presidente: tenemos Patria, defendemos la vida y seguimos siendo de ¡Patria o Muerte!


La Habana, 4 de noviembre del 2021.

Primer aniversario de la pérdida física de Eusebio Leal Spengler

CÉSAR GARCÍA DEL PINO EN SU CENTENARIO

Gustavo Placer Cervera[i]

Nacido el 19 de julio de 1921, César Augusto García del Pino cursó estudios de Diplomacia y Filosofía y Letras en la Universidad de La Habana así como de Historia y Arqueología en la Sociedad Espeleológica de Cuba además de formarse como Técnico en Excavaciones Arqueológicas en la Escuela de Verano de la Universidad de La Habana.

En 1946 participó en el IV Congreso Nacional de Historia. De ese propio año data su primera publicación, que dio inicio a una vasta obra historiográfica de más de treinta libros y folletos y numerosos artículos resultantes de investigaciones que realizó tanto en Cuba como en archivos Gran Bretaña, Francia y de España. Laboró en el Ministerio de Relaciones Exteriores en los primeros años posteriores al triunfo de la Revolución —desempeñó importantes misiones en el exterior— y posteriormente en la Biblioteca Nacional de Cuba y el Gabinete de Arqueología de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana.

Casas editoriales como Orbe, Ciencias Sociales, Unión, Política, Imagen Contemporánea, Boloña, así como Carisub S. A., Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, México y Fundación Portuaria, España, entre otras, contaron con su presencia autoral, al igual que revistas como Biblioteca Nacional de Cuba, Santiago, Universidad de La Habana, Ciencias Sociales y Debates Americanos. Entre sus obras pueden apuntarse: Leoncio Prado y la Revolución Cubana (1980, reeditada en 2010 ); las compilaciones El libro de los escribanos cubanos de los siglos XVI, XVII y XVIII (1982) y Documentos para la historia colonial de Cuba: siglos XVI, XVII, XVIII y XIX (1985) y Nuevos documentos para la historia colonial de Cuba (2006)[estos tres  últimos con la coautoría y el apoyo inestimable de su esposa Alicia Melis Cappa –delineante, paleógrafa e ilustradora];   La acción naval de Santiago de Cuba (1988); Carlos García, Comandante General de Vuelta Abajo (1990);  Vikingos, españoles, genoveses, franceses y holandeses en América (1994); Expediciones de la Guerra de Independencia. 1895-1898 (1996); Caboto y Colón: respuesta a dos enigmas (2001); El corso en Cuba. Siglo XVII (2001); La toma de La Habana por los ingleses y sus antecedentes (2002); Antonio Maceo: la campaña de Pinar del Río y su ideario político (2006); El Laborante y otros temas martianos (2007); La Habana bajo el reinado de los Austria (2009); Corsarios, piratas y Santiago de Cuba (2009); La Habana a través de los siglos; Mil criollos del siglo XIX. Breve Diccionario Biográfico (2013) y Naufragios en aguas cubanas. 1510-1898 (2015). Fue además, coautor de varios libros y participó en varias obras colectivas. Cabe mencionar también su selección e introducción crítica de La visita eclesiástica –del obispo Pedro Agustín Morell de Santa Cruz -, así como el folleto Vida de Pedro Agustín Morell de Santa Cruz (ambos de 1985) y su coautoría en el ensayo En torno a un cripto-judío: dos enfoques (1995).

Entre los numerosos reconocimientos que recibió se encuentran: la Distinción por la Cultura Nacional que recibió en 1996;  la réplica del machete de Máximo Gómez otorgada por el MINFAR en 1997 y el Premio Nacional de Historia que le fue otorgado en 1999. Asimismo, en el año 2001 fue condecorado con la Orden Félix Varela de Primer Grado, y en el 2012 recibió el Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanísticas.

César García del Pino fue miembro de la Unión de Historiadores de Cuba (UNHIC) -de la cual fue vicepresidente 2º durante varios años- y de la Asociación de Historiadores Latinoamericanos y del Caribe (ADHILAC). En 2010 al refundarse la Academia de la Historia de Cuba la Comisión creada a esos efectos lo eligió entre los primeros miembros de número de esa institución. Hombre noble y generoso, César estuvo siempre presto a la ayuda y consejo a los numerosos colegas y estudiantes que a él se acercaban.

Una faceta poco conocida –debido a su proverbial modestia- de la vida de César García del Pino fue su actividad revolucionaria. Militante en su juventud  de la organización Acción Revolucionaria Guiteras, García del Pino participó en la lucha clandestina contra la tiranía batistiana y fue fundador –en los primeros meses de 1959- de los órganos de la Seguridad del Estado pasando después a prestar servicios –como ya se ha expuesto- en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

El académico César Augusto García del Pino falleció en La Habana el 3 de marzo de 2020, a la edad de 98 años. Hasta los últimos momentos de su larga y fructífera existencia se mantuvo fiel a su pasión por la Historia. Como prueba de ello nos dejó un libro inconcluso.


[i] Gustavo Placer Cervera.-Doctor en Ciencias Históricas. Investigador Titular del Instituto de Historia de Cuba. Miembro de Número de la Academia de la Historia de Cuba. Miembro de la Sección de Base de la Unión de Historiadores de Cuba (UNHIC) del IHC.

Mariana llama, otra vez, a defender la patria

http://www.granma.cu/cuba/2021-07-12/mariana-llama-otra-vez-a-defender-la-patria-12-07-2021-00-07-08

A 206 años del nacimiento de Mariana Grajales Cuello, este 12 de julio, la madre de la Patria llama al combate frontal en la defensa de Cuba

Autor: Eduardo Palomares Calderón | internet@granma.cu

12 de julio de 2021 00:07:08

SANTIAGO DE CUBA.–A 206 años del nacimiento de Mariana Grajales Cuello, este 12 de julio, la madre de la Patria llama al combate frontal en la defensa de Cuba.

Urge recordar cómo, iniciada la gesta emancipadora frente al yugo colonial español, no demoró en encabezar la familia camino a la manigua, exaltó a la historia a hijos como Antonio y José Maceo, y sobresale ella misma por su labor de enfermería en los hospitales de sangre del Ejército Libertador, donde todo herido deseaba ser atendido por ella.

La manigua convirtió a Mariana en ese símbolo apuntado por Martí: «¿No fue sangrándole los pies, por aquellas veredas detrás de la camilla de su hijo moribundo, hecha de ramas de árbol? ¡Y si alguno temblaba, cuando iba a venirle al frente el enemigo de su país, veía a la madre de Maceo con su pañuelo a la cabeza, y se le acaba el temblor! » (…).

Valiente y corajuda, al final de la guerra fue de las últimas mujeres en abandonar el monte, y tras esa entrega, que le depara de todos admiración, cariño y respeto, marcha al exilio en Jamaica, donde jamás encontraría descanso y continuaría con sus ideas y acciones inspirando en la causa revolucionaria a cuantos la visitaran.

Recordada con profundo orgullo, Mariana enaltece hoy la historia patria. Así como ella fue capaz de comprender el momento que vivía la Isla, no hay pecho de Cuba en que no vibre la madre de los Maceo junto a sus nuevos dignos hijos, quienes, ni traidores ni cobardes, están dispuestos a dar la vida por la Revolución.

Ahora mismo se escucha su voz, convocándonos.

Vilma Díaz Labrada, Directora de la Biblioteca Pública “Manuel Cofiño López”, en Arroyo Naranjo, recibe el Premio Nacional Maria Teresa Freyre de Andrade 2021

Premio Nacional María Teresa Freyre de Andrade: 

María Teresa Freyre nació en 27 de Enero de 1896, en San Agustín de la Florida, lugar al cual su padre había llevado a su familia para participar él en la contienda independentista. Al concluir la Guerra del 95 regresa a la patria. Cursó sus primeros estudios en la Ciudad de La Habana y años más tarde se gradúa de bachiller en Ciencia y Letras, y posteriormente realiza estudios en la facultad de Ciencias Sociales y Derecho Público de la Universidad de La Habana. En 1930 fundó y dirigió la revista infantil Mañana, empresa que se vio obligada a abandonar a causa de su activa participación contra la Tiranía Machadista. En 1932 tuvo que salir del país obligada por la persecución del régimen imperante. En París despliega una intensa actividad por la libertad de Cuba y a tal efecto cera en unión de otros exiliados cubanos el Comité de Jóvenes Revolucionarios Cubanos, el cual denunció al mundo los atropellos de Machado en un folleto titulado El Terror de Cuba, en el cual además se censura el apoyo que el imperialismo norteamericano prestaba al Gobierno de Machado. Cursó estudios bibliotecarios en la Universidad de París. Trabajó en la Biblioteca Municipal de esa Ciudad. Al regresar a Cuba en 1938, una vez concluidos sus estudios, una importante revista de la especialidad consignó lo siguiente: “…Dedicada a la profesión Bibliotecaria, después de haber obtenido con ese objeto, un título en una de las más famosas Universidades, la de Sorbona, no se ha limitado, por suerte, a la tranquila explotación del título. Desde su regreso a Cuba, se convirtió en una de las mejores fervientes propulsoras de la causa de la biblioteca, con ese espíritu de servicio, con esa lúcida delimitación entre el interés privado y el superior de la comunidad de que carecen muchas personas ”. Participó en la Asamblea nacional de las Bibliotecas, celebrada en La Habana, en 1938. Fundadora de la Asociación Bibliotecaria de Cuba. Fue profesora de la Escuela de Servicio de Bibliotecas, auspiciada por la citada asociación. Impartió clases en los Cursos de Técnica Bibliotecaria que ofreció la Universidad de La Habana, en los Cursos de Verano. Figuró desde su creación en el claustro de profesores de la Escuela de Bibliotecarios de la Universidad de La Habana. En reiteradas ocasiones denunció el abandono en que los gobernantes de turno mantenían a las bibliotecas de nuestro país. Realizó campañas intensas por llevar el libro a todos y despertar el interés por la lectura, así como por la profesión. Entre la literatura profesional que escribió figura su folleto El servicio de Bibliografía y Referencia y la Adquisición de los libros en una biblioteca. Otro trabajo suyo pone de manifiesto su preocupación social, éste se titula: El sindicato como punto de partida para las bibliotecas populares. Su posición frente a la tiranía de Batista fue vertical. Se incorporó a la lucha contra la misma desde el primer momento, ello la hizo conocer de nuevo la dureza del exilio.

Al triunfo de la   revolución regresa a Cuba y se le confiere la tarea de reorganizar la Biblioteca Nacional y asumió la dirección de ésta hasta febrero de 1967. Fue protagonista de la creación de la Red nacional de Bibliotecas Públicas. Fundó la Escuela de Capacitación  Bibliotecaria en 1962, convertida hoy en Escuela Nacional de Técnicos en Bibliotecas, con el fin de preparar los técnicos  que la Revolución necesitaba para atender las nuevas unidades bibliotecarias que abrían en el país. Explicó la asignatura Consulta y Referencia en la carrera de bibliotecarios de la Universidad de La Habana. En 1967 pasó a trabajar como asesora del Ministerio de Educación.

Su confianza en la Revolución está sostenida en las siguientes palabras: “sé que puedo morir tranquila, pues sé que Cuba tiene un futuro maravilloso y todos los cubanos tienen la oportunidad de superarse”. Falleció en La Habana el 20 de Agosto de 1975.

Se entrega a bibliotecarios profesionales, miembros de la Asociación  Cubana de Bibliotecarios (ASCUBI) o de la Sociedad Cubana de Ciencias de la Información (SOCIT), que en su quehacer se destaquen por la adhesión a los principios éticos de ambas asociaciones y por su contribución al procesamiento, preservación y divulgación del patrimonio bibliográfico, así como la prestación de servicios bibliotecarios y de promoción de la lectura en Bibliotecas Públicas.

María Teresa Freyre

María Teresa Freyre

Premio Nacional María Teresa Freyre de Andrade: 

 

 

 

 

 

 

Pensar como país desde la Historia Patria

(FRAGMENTOS) del Discurso pronunciado por Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República de Cuba, en la clausura del Octavo Congreso del Partido, en el Palacio de Convenciones, el 19 de abril de 2021, “Año 63 de la Revolución”

Fuente: http://www.granma.cu/discursos-de-diaz-canel/2021-04-20/diaz-canel-entre-los-revolucionarios-los-comunistas-vamos-al-frente-20-04-2021-00-04-47

20 de abril de 2021

(…)

Compañeras y compañeros:

El Octavo Congreso concluye y no dudo en calificarlo como histórico.  Es un hecho.

Al margen de nuestras emociones y sentimientos por la historia viva y el liderazgo invicto de los que hoy traspasan responsabilidades y obra a nuestra generación, hay una trascendencia imposible de soslayar:

La Generación del Centenario del Apóstol, guiada por Fidel y Raúl a lo largo de más de seis intensas décadas, puede declarar hoy, con dignidad y orgullo, que la Revolución Socialista que hicieron a solo 90 millas del poderoso imperio, está viva, actuante y firme, en medio del vendaval que estremece a un mundo más desigual e injusto, después del derrumbe del sistema socialista mundial.

Y esa generación puede decir mucho más. Puede afirmar que la Revolución no termina con ella, porque logró formar nuevas generaciones igualmente comprometidas con los ideales de justicia social que tanta sangre ha costado, de los mejores hijos de la nación cubana.

Lo que recibimos hoy no son cargos y tareas. No es solo la conducción de un país. Lo que tenemos delante, desafiándonos continuamente, es una obra heroica, descomunal.

Es el osado alzamiento de Céspedes, es la vergüenza imbatible de Agramonte, es la digna intransigencia de Maceo, es la astucia impresionante de Gómez, es el empuje libertario de los cimarrones, es la pasión de los poetas de la guerra, es la fiereza de Mariana en la manigua y es la luz inspiradora de Martí.

Es la fundadora juventud de Mella, los versos tremendos de Villena, el antimperialismo radical de Guiteras, la entrega absoluta de la Generación del Centenario, Haydée y Melba tras los barrotes, Vilma desafiando a los represores, Celia organizando la Comandancia de la Sierra, las madres cubanas enfrentando a la dictadura que asesinaba a sus hijos; el pelotón femenino de la Sierra, la fidelidad sin límites de Camilo, el legado universal del Che, el liderazgo profundo y creador de Fidel, la Continuidad sostenida por Raúl.

Es la Gran Rebelión, la clandestinidad, los frentes guerrilleros, la Contraofensiva estratégica, la invasión a Occidente, las batallas decisivas, la entrada triunfal a La Habana, la Reforma Agraria, la Alfabetización, la lucha contra bandidos, las milicias, la Victoria de Girón, la Crisis de Octubre, la colaboración internacionalista en África, Asia y América Latina, la guerrilla del Che, hasta la sangre por Vietnam, por Angola, por Etiopía, por Nicaragua, las brigadas médicas, Elián González, Los Cinco, la ELAM, la Operación Milagro, el ALBA, el contingente Henry Reeve, la Ciencia, la Medicina, la Cultura, el deporte de alto rendimiento, las Universidades, y la solidaridad humana refundada en esta tierra.

Lo que nos une es tanto, que la lista estará siempre incompleta, pero puede dar idea del gran monumento que el pueblo cubano ha levantado en más de 150 años de lucha.

Esa historia se puede resumir en dos palabras: Pueblo y Unidad, que es decir Partido. Porque el Partido Comunista de Cuba, que nunca ha sido un partido electoral, no nació de la fractura. Nació de la Unidad de todas las fuerzas políticas con ideales profundamente humanistas que se habían fogueado en la lucha por cambiar a un país desigual e injusto, dependiente de una potencia extranjera y bajo el yugo de una tiranía militar sangrienta.

Hoy decimos Somos Cuba, Cuba Viva y suena sencillo y fácil, pero qué difícil ha sido alcanzar y mantener la soberanía y la independencia, en medio del cerco más feroz.

La generación histórica, consciente de su rol en esa creación heroica que es cada día de la Revolución Cubana frente a la multidimensional guerra permanente que le hace su más cercano vecino, trabajó siempre en la formación de las nuevas generaciones y ha facilitado el paulatino traspaso de las principales responsabilidades de dirección.

Gracias a esa paciente labor de años, hoy se verifica aquí un hito en nuestra historia política, que define al Octavo Congreso como el Congreso de la Continuidad. Y el principal abanderado de ese proceso ha sido el compañero General de Ejército Raúl Castro Ruz (Aplausos).

(…)

Con paciencia e inteligencia, Raúl logró la liberación de nuestros Cinco Héroes, cumpliéndose así la promesa de Fidel de que volverían.

(…)

Ese Raúl que conocemos, admiramos, respetamos y queremos, debutó en la política como el abanderado de un grupo de jóvenes universitarios que en abril de 1952 enterraron simbólicamente la Constitución del 40, humillada por el golpe de Estado del 10 de marzo; en enero de 1953 fue uno de los fundadores de la Marcha de las Antorchas y en marzo del mismo año acudió a la Conferencia Internacional sobre los Derechos de la Juventud y a la preparación del Cuarto Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes. A su regreso, se convirtió en uno de los asaltantes al Moncada, donde se hizo Jefe en el combate; luego cumplió prisión en Isla de Pinos, participó en la preparación de la lucha contra la tiranía de Batista durante el exilio en México, desembarcó en el Granma, se reencontró con Fidel en Cinco Palmas, emprendió la contienda en la Sierra Maestra; por méritos y valor fue ascendido a Comandante y de ejemplar manera fundó el II Frente Oriental Frank País.

Es también el dirigente político que ha promovido el debate para el perfeccionamiento de la labor partidista, exigiendo siempre un fuerte vínculo con el pueblo, con el oído pegado a la tierra. A él debemos frases y decisiones determinantes en momentos cruciales para el país, como aquella advertencia de que los “frijoles son tan importantes como los cañones” y el emblemático “Sí se puede”, que levantó los ánimos nacionales en el momento más oscuro del Periodo Especial.

El jefe militar del II Frente Oriental que, en plena guerra de liberación, desarrolló experiencias organizativas y de gobierno en bien de la población, que serían después multiplicadas en todo el país al triunfo revolucionario, dirigió durante casi medio siglo el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, cuyo aporte a la independencia de Angola, de Namibia y al fin del apartheid fueron decisivos. Al mismo tiempo, propició que se alcanzaran resultados relevantes en la preparación del país para la defensa y en el desarrollo de la concepción estratégica de la Guerra de Todo el Pueblo. Bajo su mando, las Fuerzas Armadas Revolucionarias se convirtieron en el más disciplinado y eficiente órgano de la administración del Estado, se desarrollaron experiencias que posteriormente sirvieron al país, como el Perfeccionamiento Empresarial con valiosos conceptos de la administración, la sostenibilidad, la eficiencia y el control, del cual nació el Sistema Empresarial de las FAR que ha alcanzado notables resultados que tributan a la economía del país.

El Raúl guerrillero, en contacto y alianza permanente con la naturaleza, adquirió una sensibilidad especial sobre los temas medioambientales, que más tarde marcarían su empeño en impulsar el programa hidráulico de trasvases y la Tarea Vida.

(…)

Compañeras y compañeros:

Este Congreso, con su amplio y crítico debate, defendiendo la visión integral de continuidad, ha aportado ideas, conceptos y directrices que trazan la guía para avanzar resistiendo.

(…)

Lo digo sin queja. En una Revolución auténtica la victoria es el aprendizaje. No marchamos sobre una ruta probada. Estamos desafiados a innovar constantemente, cambiando todo lo que deba ser cambiado, sin renunciar a nuestros más firmes principios. Sin apartarnos jamás del concepto Revolución que nos legó el líder invicto de esta proeza, pero libres de ataduras rígidas y conscientes de los posibles equívocos que entraña hacer camino al andar.

(…)

La virtud estará en saber cerrar filas en la defensa de la patria que nos confiaron quienes nos han precedido y nos han traído hasta el presente.

(…)

Debemos aprovechar todos los espacios de la comunicación para dar nuestra batalla como revolucionarios, haciendo sentir el peso de la historia, las razones y convicciones patrióticas, las claves del liderazgo colectivo. Tenemos el desafío de contar con voz propia todo lo bueno que se ha hecho, así como lo que puede y debe seguir haciéndose, mostrando nuestras luces y compromisos.

(…)

Venceremos en la medida en que el horizonte de cuanto hagamos siempre sea la mayor felicidad posible de las cubanas y los cubanos, defendida desde las esencias de nuestro socialismo.

(…)

Compañeras y compañeros:

Lo que sucede hoy nos coloca otra vez frente al hilo de la historia. Es 19 de abril, día de la victoria de Girón, aquella pelea primera contra los mercenarios del imperio que quisieron sorprender a la Revolución y fueron sorprendidos por ella. La declaración del carácter socialista de la Revolución en las vísperas de aquellos combates, el valor y el genio de Fidel brillando en la organización de la batalla para que durara menos de 72 horas y no alcanzaran a tomar una cabeza de playa y la imagen del líder sobre el tanque en marcha, siempre al frente de su tropa, han vuelto, con motivo de la fecha, para recordarnos quiénes somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos (Aplausos).

(…)

¡Somos Cuba!

¡Cuba Viva!

¡Patria o Muerte!

¡Venceremos!

(…)